Revista Jardín Guadalupano Marzo-Abril 2020 No. 75

El vínculo que tenemos hacía los animales de compañía ha sido tan fuerte que también influye en decisiones políticas que tienen especial relación con la convivencia.

Lo que más se visualiza en la relación contemporánea con los animales es el vínculo afectivo y se convierte en una relación problemática por la tendencia a la humanización de los animales. Por ejemplo, hay casos en los que se les da alimentos como helados o dulces pensando que merecen disfrutar de los mismos gustos humanos  llevándolos a problemas de sobrealimentación.

Sin embargo, es diferente una simple charla con ellos a humanizar. El hablarles con cariño, no significa que debamos romper esa relación entre humanos o preferencia entre especies, porque esa es la forma que usamos los humanos para expresar sentimientos y establecer un vínculo afectivo, pero no por eso debemos vestirles o darles alimentos que no son de su tipo. La humanización también puede llevar a problemas de conducta de los animales por apego exagerado a los humanos y a sufrimiento de las personas.

Las mascotas no son ni deber ser consideradas objetos de venta. Donde se venda una mascota por muy común que sea, debe de ostentar permisos obligatorios para poder fomentar una cultura de que no cualquiera puede “calificar” para su posesión (perro, gato, ave, etc). Ta que si continuamos facilitando su adquisición, continuaremos fomentando una cultura sin respeto ni sensibilización que nos ha demostrado problemas que van desde ataques contra humanos, extinción de especies y contaminación. Fomentemos una cultura digna para nuestros fieles acompañantes.

 

#RevistaATiempo #PetFrienly #Mascotas #Zooterapia

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.