Revista Jardín Guadalupano Nov-Dic 2018 No. 67

Se acercan las últimas celebraciones del año y con ellas, un sin fin de oportunidades para pasar con la familia.

Es también un tiempo de reflexión y una nueva oportunidad de hacer bien las cosas. Ya sea por la visita a nuestros seres queridos por el día de muertos o por las fiestas de fin de año. Nos toca a nosotros valorar a las personas que tenemos a nuestro lado: familia, amigos, compañeros de trabajo, etc. Las fiestas de Halloween, Navidad y Año Nuevo son una gran oportunidad para hacer una evaluación del ciclo pasado, para planear el siguiente, para practicar los deseos de amor y paz con nosotros mismos y con nuestros semejantes desde una perspectiva más amorosa y compasiva. Y por qué no, también para pensar en la vida como un gran deseo, uno donde quepan nuestros mejores anhelos, uno en que nos veamos reflejados como personas que ven la vida con alegría. El deseo energiza y nos alegra la vida. Nos da la posibilidad de emprender nuevos caminos, de confiar en que nuestros proyectos pueden cumplirse. Esta actitud positiva ante la vida hace que la comunicación con nuestros semejantes sea más fluida y amorosa. Por eso, es importante que las palabras, deseo, paz, amor y felicidad, no sean sólo enunciados sino que podamos introducirlas en nuestra vida cotidiana.

#RevistaATiempo #FelicesFiestas #JardínGuadalupano

No Comments

Post A Comment